Los Arcos. La traída renacentista de agua a la ciudad de Teruel

Los Arcos. La traída renacentista de agua a la ciudad de Teruel

Imagen más antigua de Los Arcos

los-arcos-imagen-mas-antigua

 

Los Arcos tras la Guerra Civil

los-arcos-tras-la-guerra-civil

El Acueducto de los Arcos o Traída de las Aguas es un acueducto de la ciudad de Teruel (España) y se trata de una de las obras de ingeniería más relevantes del Renacimiento español.

Su construcción obedeció a la necesidad de mejorar el suministro de agua a la ciudad de Teruel, que hasta ese momento dependía de los grandes aljibes construidos en el último cuarto del siglo XIV en la actual Plaza Carlos Castel y de varios pozos y aljibes más pequeños distribuidos por otros puntos del casco urbano. Las obras de la Traída se iniciaron en 1537, captándose el agua de la Peña del Macho, fuente situada a mitad de camino entre Teruel y Valdecebro; pero pronto debieron abandonarse debido a su elevado coste económico.

Más información en https://es.wikipedia.org/wiki/Acueducto_Los_Arcos_(Teruel)

Tras la Guerra Civil tuvo que ser reconstruido parcialmente, dándole así el aspecto actual.

los-arcos-aspecto-actual

Los Arcos forman parte de la traída renacentista de agua  a la ciudad de Teruel

Este conjunto es una obra realizada en la mitad del Siglo XVI por Pierres Vedel [wiki]. Tenía por objeto la conducción del agua desde la fuente de la Peña del Macho situada a unos cuatro kilómetros hasta la Ciudad.

La distancia  y las condiciones del terreno entre estos dos puntos, hizo necesaria la construcción de minas y acueductos. De ambos elementos quedan todavía construcciones y restos de gran interés.

La contratación de Pierres Vedel para la construcción de esta importante infraestructura, proviene de su experiencia previa en la mina de Daroca.

En 1.537 se acometió la obra que sin duda marcó un hito, no tanto en la configuración urbana, como en el avance que supuso en la calidad de vida de sus habitantes. El núcleo urbano a mucha mayor cota que los cauces próximos de los ríos, se encontraba desabastecido de agua.

La traída de las aguas consta de una red compuesta por unas 140 arcas a lo largo de la obra que conducen el agua rodada desde la Peña del Macho, así como la propia conducción de arcaduces.  La configuración del terreno hace necesaria en varios puntos la adopción de medidas específicas, que en ocasiones suponen un alarde tanto técnico como de esfuerzo. Me refiero sobre todo a las minas y a los acueductos. Cabe destacar entre ellos el Acueducto – Viaducto de “Los Arcos” , construcción ya en ámbito puramente urbano, de gran belleza y sobre todo singularidad.

Es sin duda una formalización espectacular que da respuesta a la doble necesidad que supone salvar el fuerte desnivel y por otro de construir un acueducto-viaducto necesario para conectar peatonalmente el centro de la ciudad con el barrio del Arrabal

Se trata de una obra renacentista formada por una superposición de arcos de medio punto con una “concavidad de 94 palmos geométricos” (trece metros de luz) y una altura que oscila entre doce metros en la parte en la que cuenta con una única hilera de arcos y 27 metros en la zona de mayor altura.

El acueducto discurre por su parte superior con una sección aproximada de 30x20cm. Vedel utilizó posiblemente parte de la muralla que encontró para conducir el agua hacia el sur y atravesando la Torre Lombardera la condujo hacia las Carnicerías Altas, donde se encontraba el antiguo parque de bomberos.

No menos importante que el acueducto resulta la red de distribución del agua por la ciudad que en su recorrido final contaba con numerosas fuentes, de las que hoy tan sólo se conserva la de la calle Fuentebuena, de traza renacentista apilastrada, actualmente localizada en la Plaza del Ayuntamiento, anexa a la casa del Deán.

fuente-antes-calle-fontebuena
La fotografía procede del blog  http://www.unaventanadesdemadrid.com/teruel-i.html

Pero quizás la originalidad del monumento estribe principalmente en la resolución del paso a través del viaducto. Vedel ingenió un sistema de arcos para atravesar las pilastras que le confieren un carácter único, y que acentúan la esbeltez del cuerpo superior.

El grueso de la obra del acueducto se terminó hacia 1.558 pero no debió entrar en funcionamiento hasta 1.580 con un coste final aproximado de cincuenta mil escudos. En el Libro Verde de Teruel se describe la “… visita general, de la fuente, arcas, secretos y primores de la fábrica de la fuente de la ciudad de Teruel…” fechada el diecinueve de febrero de 1.583.

Más info en

Restauración Traída de Aguas – Aqueduct and Waterworks Restoration. Teruel

Entradas publicadas en el blog micuidadteruel.com al respecto:

Fuente del Calvario y traída de aguas a la ciudad de Teruel

Los Mansuetos: un rico patrimonio cultural a descubrir y valorar por los turolenses

4 respuestas a “Los Arcos. La traída renacentista de agua a la ciudad de Teruel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s